Obra firmada por Héctor Jareño concebida como expresión de fuerza del conjunto a través de la representación de un vuelo de fractales, o vuelo coordinado de grandes bandadas de pájaros que parecieran seguir una hipnotizante coreografía. La pieza está conciba como una sola aunque está dividida en 20 recortes de igual forma y tamaño que refuerzan la idea de comunidad.