Pieza de taracea inspirada en las obras “formas imposibles” del pintor y escultor José María Yturralde, referente inequívoco del arte geométrico. La pieza ha sido desarrollada con la técnica de la “taracea” que toma de a marquetería la técnica de la unión de piezas de piel perfectamente encajadas hasta formar una superficie en la que la textura nace de las formas y el uso del color.